miércoles, abril 01, 2009

DIARIO DE NAVEGACIÓN

TRANQUILO CONTEMPLO


Tranquilo contemplo
mi vida pasar,
que rueda en la suave
pendiente del tiempo;
escucho las voces
lejanas que cantan
las viejas canciones
de dulces recuerdos;
y aspiro dichoso
la brisa que entreabre
las nubes lejanas
que ocultan el cielo.

Tranquilo contemplo
mi vida que huye
en medio de flores
efluvios y luz
allá en lontananza
diviso la cierta,
querida esperanza;
no dejo en la senda que
que hollé con mi planta
dolor ni amargura.

Así mi existencia
que alumbra la fe,
dichosa contempla
en placida estela
y riendo derrama
el hilo brillante
que acorta sus días
y trae la muerte
envuelta en los tules
de otras auroras;
y que es mensajera
de seres queridos
que pliegan sus alas
rogando por mi.


Ramón Rivas Ramírez
Mayo 19/1907