jueves, marzo 19, 2009

DIARIO DE NAVEGACIÓN

VISIÓN


Y en la playa misteriosa
que las olas blandamente
van cubriendo con la espuma
blanquecina de sus crestas,
en la playa que ilumina
con claridades de plata
la luna que mansamente
se recuesta en el ocaso
en la playa en que la brisa
sus murmullos adormece
y en que mueren
lentamente los vagidos de la mar.
Mis ojos que escudriñaban
los horizontes vacíos,
han visto surgir de pronto
de la arena adormecida,
cual humo de un incensario,
un albo copo de niebla,
que al esfumarse en el aire
distendió sus blancos tules
en el azul de los cielos.
Y en esa pálida aureola
entreví la mirada
de sus ojos soñadores
y adiviné su sonrisa
de tristeza y de dulzura.
La visión desvanecida,
la nubecilla en los aires
diluyó sus blancos velos,
y en el azul de los cielos
brillaron, solo, los rayos
moribundos de la luna
que flotaba sobre el mar.




Ramón Rivas Ramírez
Mayo 17/ 1907